Department of Human Services

La gobernadora interina Oliver anuncia el apoyo de la administración Murphy a la legislación para preservar y ampliar el acceso a los centros de reducción de daños en todo el estado

(TRENTON) – Como parte del compromiso continuo del Gobernador Phil Murphy y de la Administración Murphy en la lucha contra la epidemia de opioides, la Gobernadora en funciones Sheila Oliver ha anunciado su apoyo a la legislación (S3009) patrocinada por el senador estatal Joe Vitale y la asambleísta Valerie Vaineri Huttle, para enmendar la ley actual y autorizar al Departamento de Salud (DOH, por sus siglas en inglés), a establecer de forma independiente centros de reducción de daños (HRC, por sus siglas en inglés), y la operación de programas de intercambio de jeringas. La legislación también eliminaría la autoridad municipal para cerrar los programas de intercambio de jeringas, fortaleciendo aún más la disponibilidad de servicios de salud pública basados en la evidencia para las personas vulnerables.

El anuncio de apoyo se produce después de que el Consejo de Atlantic City votara en julio para la eliminación del programa de intercambio de jeringas de la ciudad, una decisión que se espera que entre en vigor este otoño. Desde la votación, la Oficina del Gobernador y el DOH se han mantenido firmes en el compromiso de encontrar una solución que preserve este servicio basado en la evidencia y que salva vidas en Atlantic City. A falta de otra solución viable que permita a un operador de intercambio de jeringas en Atlantic City, continuar sirviendo a tantas personas como sea posible que necesitan los servicios, la Administración Murphy apoya plenamente una solución legislativa que también evitará una crisis similar en el futuro. A principios de este año, el gobernador Murphy levantó la alarma sobre el reciente aumento en el consumo de drogas y las muertes relacionadas con los opioides debido a la pandemia.

"Al ver un aumento en el consumo de drogas y las muertes por sobredosis a nivel nacional y en New Jersey debido a la pandemia, debemos enfrentar este problema de salud pública de frente, asegurando el acceso a los servicios de intercambio de agujas estériles en nuestro estado", dijo la gobernadora interina Sheila Oliver, quien se desempeña como comisionada del Departamento de Asuntos Comunitarios. "Hago un llamado a nuestros legisladores para que den prioridad a este problema y envíen un proyecto de ley a la mesa del Gobernador para que lo firme lo antes posible cuando vuelvan a reunirse este otoño, de modo que podamos mantener a las personas fuera de peligro y seguir trabajando para hacer frente a enfermedades infecciosas como el VIH/SIDA en New Jersey."

"Nunca ha habido un momento más importante para adoptar la reducción de daños", dijo la comisionada del DOH Judith Persichilli. "Hay muchos malentendidos entre el público acerca de la reducción de daños y, por desgracia, esto profundiza el estigma que impide que las personas vulnerables accedan a servicios de salud críticos que salvan vidas. Una solución legislativa es la única que puede preservar el acceso a estos servicios en todo el estado, poner a New Jersey en línea con las mejores prácticas nacionales y avanzar hacia el objetivo de la administración Murphy de acabar con la epidemia del VIH y la crisis de los opioides."

"Los centros de reducción de daños son vitales en nuestros esfuerzos por combatir la epidemia de opioides y conectar a las personas con el tratamiento", dijo la comisionada interina de Servicios Humanos, Sarah Adelman. "Por ejemplo, en el centro de Atlantic City, hemos proporcionado tratamiento asistido con medicamentos para la adicción a los opioides. Estos programas ofrecen una ayuda que cambia la vida en un entorno seguro para las personas que luchan contra la adicción. Mientras seguimos centrándonos en la eliminación de las barreras al tratamiento y en satisfacer las necesidades del tratamiento, debemos seguir trabajando para facilitar, al máximo, que las personas que enfrentan una adicción encuentren una ayuda que ha demostrado ser eficaz. Preservar y ampliar el acceso a los centros de reducción de daños -y a la reducción de daños en general- es un enfoque inteligente".

Los centros de reducción de daños proporcionan servicios que salvan vidas a las personas en riesgo de sobredosis y evitan la propagación del VIH y otras enfermedades de transmisión sanguínea como la hepatitis. Décadas de investigación y expertos nacionales en salud y medicina, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), y la Asociación Médica Estadounidense, respaldan los intercambios de agujas como herramientas eficaces para salvar vidas, garantizar la correcta eliminación de las jeringas usadas y conectar a las personas con el tratamiento. Según los CDC, las personas que utilizan programas de acceso a jeringas tienen cinco veces más probabilidades de iniciar un tratamiento contra la drogadicción y tres veces más probabilidades de dejar de consumir drogas a las que no utilizan estos programas.

Además de reforzar el acceso al tratamiento y a los apoyos para la recuperación, la extensión de los servicios de reducción de daños, incluidos los intercambios de jeringas, son un componente fundamental de la estrategia integral y basada en datos del gobernador Phil Murphy para combatir la crisis de los opioides. La Administración Murphy espera colaborar con los compañeros legislativos, los defensores de la reducción de daños y del VIH, y la comunidad médica y de salud pública para abordar este problema crítico.

"Los principios de la reducción de daños son simples. Debemos aceptar que existe consumo de drogas en nuestras comunidades, y que algunas formas de consumirlas son más peligrosas que otras. Tenemos que encontrarnos con las personas donde sea que estén, en lugar de imponerles una noción preconcebida de cómo debería ser su vida", dijo el senador Joseph Vitale, presidente de la Comité de Salud, Servicios Humanos y Tercera Edad del Senado. "Necesitamos que las personas que han vivido con el trastorno por consumo de sustancias informen a estos programas basándose en su experiencia y en lo que les ha funcionado, en lugar de pretender que sabemos exactamente cómo deben funcionar, sin haber estado nunca en sus zapatos. Los programas de reducción de daños, primero, tienen que ver con la compasión, sin juzgar".

"Permitir que el Departamento de Salud proporcione servicios de reducción de daños, como el intercambio de jeringas, los referidos a servicios sociales y el asesoramiento para la prevención de sobredosis, ayudará a minimizar los efectos nocivos de las drogas en las personas y sus comunidades", dijo la asambleísta Valerie Vainieri Huttle. "Estos servicios serán parte importante de los esfuerzos continuos de nuestro estado para proteger la salud y el bienestar de los residentes de New Jersey que luchan contra los trastornos por consumo de sustancias. Estos residentes necesitan y merecen nuestra compasión y asistencia. Agradezco a la gobernadora interina Oliver por su apoyo a esta legislación crítica".

"Nuestro estado no puede ignorar la difícil situación de los residentes con trastornos por consumo de sustancias al rechazarlos en su momento de más necesidad", dijo el asambleísta John Armato. "Muchos de los miembros de nuestra comunidad se beneficiarán enormemente de los servicios de reducción de daños ofrecidos por funcionarios de salud pública de confianza. Los servicios educativos y de apoyo propuestos en esta legislación contribuirán en gran medida a salvar innumerables vidas. Esto incluye los intercambios de agujas, que son fundamentales para limitar la propagación de peligrosas enfermedades transmitidas por la sangre y reducir el deshacerse inadecuadamente de agujas que ensucia nuestros barrios."

"El acceso a las jeringas es el mejor estándar probado para prevenir las muertes por sobredosis, el VIH y la hepatitis C, y nuestro acceso a los servicios de salud nunca debiesen estar determinados por el lugar en donde vivimos. Los programas de reducción de daños, de los cuales el acceso a las jeringases un componente crítico, son la forma más probada que tenemos para acabar con la crisis de sobredosis, y esta legislación eliminaría la mayor barrera de New Jersey para expandir la reducción de daños", dijo Jenna Mellor, Directora Ejecutiva de la Coalición de Reducción de Daños de New Jersey. "Mientras enterramos a nuestros seres queridos, familiares y vecinos a causa de las muertes por sobredosis que son evitables, es hora de que nuestros líderes públicos actúen y hagan que los servicios de reducción de daños que salvan vidas estén disponibles en todos los rincones del Estado Jardín. La inacción es inexcusable. Gracias a la administración Murphy, al senador Vitale, a la asambleísta Huttle y al asambleísta Armato por su liderazgo moral ante una crisis de salud pública".

"La Fundación Hyacinth apoya con orgullo los esfuerzos legislativos del senador Vitale y de la asambleísta Huttle para ampliar el acceso a los programas de reducción de daños, incluido el acceso a las jeringas. Agradecemos a la gobernadora interina Oliver y al gobernador Murphy por su apoyo a estos esfuerzos", dijo Kathy O'Brien, directora ejecutiva de Hyacinth. "No hay duda de que los programas de reducción de daños salvan vidas y previenen la infección por el VIH y la hepatitis C. Proporcionan acceso y eliminación de jeringas estériles y material de inyección, vinculación con el tratamiento de los trastornos por consumo de sustancias y distribución de naloxona.  Las personas que utilizan los programas de servicios de jeringas tienen acceso a otros servicios vitales, como la vacunación, las pruebas y la vinculación con la atención y el tratamiento de enfermedades infecciosas, como la hepatitis vírica y el VIH.  Casi 30 años de investigación demuestran que los programas integrales de servicios de jeringuillas son seguros, eficaces y reducen los costos sanitarios generales. Estos programas no aumentan el consumo ilegal de drogas por inyección. Los estudios también demuestran que protegen al público y a los primeros auxiliares al proporcionar una eliminación segura de las agujas."

"Los centros de reducción de daños son intervenciones de salud pública que se ha demostrado su eficacia y el Departamento de Salud del Estado debe tener voz y participación en la ubicación de los mismos para salvar el mayor número de vidas. Estas intervenciones críticas deben estar donde más se necesitan. La epidemia de opioides es una emergencia de salud pública, y estas intervenciones son esenciales para nuestros esfuerzos por salvar y restaurar las vidas de los residentes de New Jersey", dijo Linda Schwimmer, Presidenta y CEO del Instituto de Calidad de la Atención Médica de New Jersey. "En estos centros de reducción de daños, las personas también se conectan con formas de vivienda y la alimentación y, lo más importante, con el tratamiento. Los estudios han demostrado que las personas que se inyectan drogas tienen muchas más probabilidades de entrar en un programa de tratamiento después de visitar un intercambio."

"NJAMHAA elogia efusivamente a la gobernadora en funciones Sheila Oliver por su liderazgo y su profunda comprensión de la necesidad y el valor del tratamiento de las adicciones, que viene de su dedicación de toda la vida a la promoción de la justicia social, la igualdad y la educación, que cuando no existe, en muchos casos, causa el consumo de sustancias y los problemas de salud mental. El apoyo de la gobernadora en funciones Oliver al proyecto de ley 3009 del Senado para ampliar el acceso al intercambio de jeringas y otros servicios de reducción de daños es muy loable, ya que esta legislación abrirá sin duda la puerta para salvar vidas", dijo Debra L. Wentz, PhD, Presidenta y Directora General de la Asociación de Agencias de Salud Mental y Adicciones de New Jersey. "La NJAMHAA siempre ha sido una firme defensora de los centros de reducción de daños y de dar a las personas las herramientas que necesitan para emprender el camino de la recuperación. Estos centros son esenciales para garantizar la seguridad de las personas atendidas y de las comunidades en las que viven. Proporcionan el primer paso para que las personas con trastornos por consumo de sustancias reciban tratamiento, que ha demostrado ser muy eficaz. Apoyamos de todo corazón y con entusiasmo la ley S3009 y otras leyes que crean oportunidades para que los residentes de New Jersey superen el consumo de sustancias, así como las enfermedades mentales, y lleven la vida más sana y satisfactoria posible."