Department of Human Services

Servicios Humanos de NJ anuncia un Programa Piloto para proporcionar Apoyo y Evaluación a la Salud Mental de individuos en Libertad Provisional

El Programa es voluntario y está disponible para los individuos con una enfermedad mental grave y que han sido puestos en libertad recientemente, en los condados de Camden, Essex y Middlesex

6 de septiembre de 2022

(TRENTON) – Hoy, en un esfuerzo por asegurar mejores resultados para los acusados con necesidades de salud mental graves que se encuentren en supervisión provisional, la comisionada del Departamento de Servicios Humanos, Sarah Adelman anunció un nuevo programa piloto en los condados de Camden, Essex y Middlesex, para identificar y conectar a estas personas a un tratamiento para la salud mental y a otros servicios sociales vitales.

Bajo el sistema de libertad provisional del estado basado en el riesgo, a menos que una moción de detención sea presentada, un juez debe emitir una decisión de libertad provisional dentro de las primeras 48 horas del ingreso a la cárcel. Por lo general, la decisión de poner en libertad a la persona se toma el mismo día, a veces dentro de las primeras 6 horas de haber sido admitido, lo que puede ser desafiante para identificar y proporcionar tratamiento a un individuo con una enfermedad mental severa antes de que sean puestos en libertad.

El programa de desvío de salud mental es voluntario, y proporcionará apoyo y conectará a los individuos que estén en supervisión provisional a un tratamiento fundamental para la salud mental, salud mental concurrente y tratamiento por trastorno del uso de sustancias, vivienda, apoyo médico y a servicios sociales esenciales.

“Esto ayudará a identificar a los individuos con necesidades de salud mental de manera temprana en el proceso de libertad provisional, así pueden recibir el apoyo que necesiten cuando se reintegren a la comunidad,” dijo la comisionada Adelman. “Este es un programa voluntario, lo que significa que aquellos que participen, es porque quieren recibir ayuda, lo que ya es un gran paso. Los individuos que participen serán conectados a recursos comunitarios como la vivienda y el empleo, y a evaluaciones de salud mental y del uso de sustancias, evaluaciones y tratamiento para asistirlos en su reintegración.”

El Departamento otorgó $1,25 millones en fondos a Oaks Integrated Care ($416.666) Camden Co; Legacy Treatment Services ($409.035) Middlesex Co.; y la Asociación de la Salud Mental –Essex/Morris ($424.299) Essex Co. Para desarrollar el programa piloto, lo que proporcionará evaluaciones, apoyo, referidos, provisiones y servicios basados en la comunidad para atender la salud mental del individuo y las necesidades de una rehabilitación psiquiátrica.

La meta es identificar a los individuos que probablemente tengan una enfermedad mental severa lo más pronto posible, ya sea en la cárcel o en la comunidad, una vez que el juez emita una Orden de Libertad Provisional.

Este programa es parte de un gran esfuerzo realizado por el Comité Asesor de la Salud Mental para abordar la enfermedad mental en el sistema de justicia criminal. El comité fue fundado por el Presidente del Tribunal Rabner en el año 2019 y es copresidido por la comisionada Adelman y el juez de vicinage de Morris/Sussex Stuart Minkowitz. El programa piloto de los condados de Camden, Essex y Middlesex es una extensión de un programa piloto similar que fue lanzado de manera exitosa en el condado de Morris, en enero de este año.

El Programa del condado de Morris les sirvió a 23 individuos en libertad provisional y fue destacado en la conferencia nacional de la Salud Mental de América de este año en la reforma de la justicia criminal.

“Este programa es una de las muchas iniciativas en el que el comité está enfocado para abarcar la enfermedad mental en el sistema judicial criminal. Estoy agradecida de esta alianza, la que incluye grupos que apoyan la salud mental y la fuerza del orden público, y estoy emocionada del trabajo que se viene por delante para proporcionar más alternativas apropiadas en el encarcelamiento y mejorar los resultados para las personas que tienen una enfermedad mental que se encuentra con el sistema judicial,” agregó la comisionada Adelman.

“Cuando los individuos con problemas de salud mental salen de la cárcel sin recibir un tratamiento adecuado, la realidad es que es muy probable que regresen a la cárcel. Al enfocarnos simultáneamente tanto en la justicia criminal como en los problemas de la salud mental, se puede romper el círculo. A través de este programa piloto, el Departamento de Servicios Humanos está proporcionando fondos fundamentales y recursos para conectar a los individuos a servicios y tratamiento para la salud mental cuando primero interactúan con el sistema judicial. Aplaudimos al Departamento de Servicios Humanos por su colaboración en un nuevo y sensible enfoque en respuesta a un problema nacional,” dijo el presidente de la Corte Suprema Stuart Rabner. “Al trabajar en conjunto, este esfuerzo puede ayudar a liderar una recuperación duradera para los individuos de una forma en que los beneficie tanto como a ellos como a la comunidad.”

El programa incluirá la colaboración de las organizaciones de servicios sociales locales, la cárcel del condado, la Oficina Administrativa de Tribunales (AOC, por sus siglas en inglés) /personal específico del condado judicial como los jueces, las unidades de servicios provisionales, oficinas de divisiones criminales, la Oficina del Fiscal del condado, la Oficina local del Defensor Público, y los abogados de defensa privada.

“Este es un esfuerzo organizado y multidisciplinario para identificar rápidamente a los individuos con una enfermedad mental, compartir información de manera eficiente y coordinar los esfuerzos con las entidades adecuadas para proporcionar a estos individuos con un tratamiento de salud mental y recursos valiosos de los que se pueden beneficiar,” dijo la vicecomisionada de los Servicios de Salud Lisa Asare.

Las personas que deseen participar en el programa, recibirán una evaluación de salud mental de determinantes sociales de la salud (SDOH, por sus siglas en inglés). Basándose en las necesidades identificadas, serán conectados a servicios en la comunidad, tratamiento a la salud de comportamiento y un análisis o evaluación a la salud mental. Las personas con cargos criminales que son elegibles para continuar con los servicios del equipo de la salud de comportamiento y también reunir criterios clínicos y legales, pueden solicitar una admisión de registro a la creación de un nuevo programa de desvío de salud mental voluntario, integrado con la Oficina del Fiscal del Condado y los tribunales. Al completar exitosamente el programa de desvío, puede resultar en una disposición diferida de los cargos penales en contra de la persona.

Se estima de que, a partir del 2020, aproximadamente un 20% de los internos en la cárcel y el 15% de los internos en la cárcel estatal, tendrán una enfermedad mental grave.

Una enfermedad mental grave se define como un trastorno emocional, de comportamiento y mental diagnosticable que causa un deterioro funcional severo que interfiere sustancialmente con o una vida cotidiana limitada (en el último año) de un individuo mayor de 18 años.

La población específica para el programa piloto, son los imputados con cargos de una orden de denuncia, arresto y se encuentran encarcelados en la cárcel del condado y son puestos en libertad con supervisión provisional.

Estas personas están sujetas a la Reforma de Justicia Criminal (CJR por sus siglas en inglés), incluyendo la Evaluación de Seguridad Pública (PSA, por sus siglas en inglés). Estos individuos se encuentran esperando una primera aparición previa al juicio en la cárcel. Por lo general, dentro de las primeras 48 horas, se les emite a los acusados una orden por un juez que los pone en libertad y se reinsertan a la comunidad.

“Poniendo en libertad a las personas sin tratar su salud mental es contraproducente. Sabemos que, en estos casos, el tiempo es crucial. Al identificar las necesidades de la salud mental tan pronto como sea posible, es fundamental para intervenir y tener resultados positivos y efectivos, que no sólo benefician a la persona, sino que también a la comunidad a la que se vuelven a reinsertar,” dijo la vicecomisionada de los servicios de salud mental y adicciones, Valerie Mielke.

El programa incluirá la supervisión de un oficial de desviación Judicial, un manejo de casos por el equipo de comportamiento y la supervisión de un juez.