Department of Human Services

Los Servicios Humanos de NJ otorga contratos a las universidades para mejorar los apoyos en la recuperación para los estudiantes con trastorno por consumo de sustancias

27 de septiembre de 2022

(TRENTON) – Hoy, la comisionada Sarah Adelman anunció que el Departamento de Servicios Humanos ha otorgado más de $1,1 millones de dólares en contratos a los campus universitarios para proporcionar entornos y servicios de apoyo, libres de sustancias, que apoyen a los estudiantes en la recuperación del trastorno por uso de sustancias y permitan la prevención de la adicción.

"En el Departamento, entendemos la importancia de proporcionar un entorno seguro y de apoyo para la prevención de la adicción y la recuperación, y esto es válido para los estudiantes universitarios en todas las fases de la recuperación. Estos contratos ayudarán a garantizar que más estudiantes tengan la oportunidad de completar su educación universitaria en un entorno que valora y apoya la recuperación de la adicción", dijo la comisionada Adelman. "Esperamos ver a más estudiantes tener éxito en su viaje hacia la recuperación y la educación superior".

El programa se financiará a través del suplemento de COVID-19 de la Subvención federal contra el abuso de sustancias. Se espera que los servicios comiencen este mes de septiembre y continúen hasta marzo de 2023.

Los contratos fueron otorgados a la Escuela de Medicina Osteopática de la Universidad de Rowan en Stratford; a Rutgers, la Universidad Estatal de New Jersey en Piscataway; y a la Universidad de Rutgers en Newark, con premios máximos de $375.000 dólares.

"Los colegios y universidades de New Jersey desempeñan un papel fundamental a la hora de ayudar a los estudiantes que se enfrentan a problemas de abuso de sustancias a sentirse seguros e incluidos en sus entornos para que puedan centrarse en la recuperación y avanzar en sus vidas", declaró el Dr. Brian K. Bridges, Secretario de Educación Superior de New Jersey. "Estas subvenciones ayudarán a Rutgers-New Brunswick, Rutgers-Newark y Rowan no sólo a mejorar sus servicios en este sentido, sino que también, les permitirán proporcionar modelos de mejores prácticas para otras instituciones en todo el estado."

" Ya existe una gran presión para cumplir con las exigencias académicas de la universidad, que pueden agravarse para los estudiantes en recuperación mientras navegan por sus caminos académicos y personales", dijo la vicecomisionada de los Servicios de Salud Lisa Asare. "Estos contratos ayudarán a normalizar un estilo de vida libre de sustancias en las instituciones de la educación superior para que los estudiantes en recuperación y los estudiantes que eligen vivir en un entorno libre de sustancias, tengan las herramientas para prosperar en un entorno universitario y alcanzar sus objetivos académicos."

Cada premiado deberá ofrecer programas y servicios individuales y grupales orientados a la recuperación del abuso de sustancias; aplicar estrategias de prevención ambiental en todo el campus, como ofrecer actividades libres de sustancias a todos los residentes de las residencias universitarias; ofrecer servicios de evaluación, académicos y de prevención de recaídas a los estudiantes, y otros servicios apropiados.

Los servicios se ofrecerán en un entorno seguro y sin prejuicios. Los proveedores se asegurarán de que la diversidad, la equidad, la inclusión y la competencia cultural y lingüística formen parte de los servicios ofrecidos a la comunidad universitaria.

Los proveedores también deberán analizar los datos para aplicar estrategias que permitan aumentar la participación en el programa y garantizar que los datos demográficos sean pertinentes.

En un día promedio durante el año pasado, 1,2 estudiantes universitarios a tiempo completo bebieron alcohol y los estudiantes universitarios a tiempo completo que consumieron alcohol en el último mes, bebieron un promedio de 4,1 bebidas por día en los días en que bebieron.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo, el 25% de los estudiantes universitarios declararon tener consecuencias académicas adversas debido al abuso del alcohol, y 2,1 millones manejaron bajo sus efectos el año pasado. 

"Para un joven adulto en recuperación y sus seres queridos, puede ser aterrador entrar en un entorno universitario donde las sustancias adictivas pueden estar fácilmente disponibles y potencialmente enfrentarse a consecuencias adversas", dijo la comisionada asistente Valerie Mielke, quien dirige la División de Salud Mental y Adicciones de los Servicios Humanos. "Las viviendas y los programas de recuperación alivian estas preocupaciones mientras los estudiantes completan su educación universitaria entre una red de apoyo de compañeros con ideas afines que también valoran la recuperación de la adicción. Tener una comunidad de apoyo es clave para mantener la recuperación y prevenir la reincidencia."  

"Sigo animando a cualquier persona que luche contra el trastorno por consumo de sustancias a que llame al 1-844-ReachNJ; una línea de ayuda que funciona las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Un camino hacia la recuperación es posible y la ayuda está siempre disponible, incluso mientras se busca la educación superior. El tratamiento funciona, así que no duden en llamar", dijo la comisionada Adelman.